Unidad Humana

 

 


UNIDAD HUMANA

Auroville quiere ser una ciudad dedicada a la paz, al entendimiento internacional y a la unidad humana. Personas de distintas razas, diferentes culturas y tipologías psicológicas dispares de todos los continentes viven en Auroville de manera armoniosa, entendiendo la diferencia como base de igualdad y el respeto a la diversidad como la esencia de la unidad.

Esta unidad humana implica un compromiso personal y colectivo de autotrascendencia. Como ciudad, Auroville debe asumir eventos y acciones institucionales que la dirijan a este fin:

La Zona Internacional de Auroville busca promover el entendimiento internacional y la unidad, albergando pabellones que representan las naciones y las culturas del mundo.  

El Centro Internacional para la Búsqueda de la Unidad Humana (CIRHU) quiere ser una institución interdisciplinaria centrada en el entendimiento global a través de la evolución de la consciencia y la realización de una unidad humana de hecho. 

Auroville tiene el honor de albergar la “Mesa de la Paz” de Asia, del renombrado escultor George Nakashima. En febrero de 2014 se ha ubicado definitivamente en un edificio llamado Sala de la Paz”, adyacente al Pabellón de la Unidad en la Zona Internacional 

Auroville ha acogido numerosos seminarios internacionales patrocinados por la UNESCO de temas como “Entendimiento Internacional” y “Unidad Humana”. También ha participado en las conferencias “UNCHS’s Habitat.2” en Estambul en 1996, y ha organizado exhibiciones en el “Fórum Global de Moscú para el Desarrollo y el Medio Ambiente” en 1990 y en la “Cumbre de la Tierra” en Río de Janeiro en 1992. Auroville ha sido galardonada con la “Medalla de Oro de las Naciones Unidas” en el programa “Nosotros los Pueblos: Premio 50 comunidades”. 

El Club de Budapest declaró a Auroville como la “Primera Ciudad Universal de la Humanidad”. 

En el Programa“Asia Urbs”, la Comisión Europea eligió a Auroville ciudad de confluencia entre Europa y Asia y celebró la conferencia internacional “Ciudad de Confluencia para el Desarrollo Sostenible y la Unidad Humana”. 

Auroville ha colaborado con instituciones locales y regionales para el mutuo crecimiento y desarrollo en campos como el desarrollo rural, la regeneración medioambiental y las energías renovables. Eminentes personalidades indias han ayudado a Auroville y jóvenes de todas partes de India se han sentido motivados a integrarse en el proyecto. Quizás por ello, en 1988, el Parlamento Indio aprobó por ley el Acta de la “Fundación Auroville” para proteger su desarrollo futuro, considerándola “una ciudad de gran potencial que puede ofrecer un inmenso servicio a India y al mundo entero”.

 

 

PRINCIPIOS BÁSICOS 

Una de las metas más importantes del experimento de Auroville es llevar a cabo un cambio interior en el individuo y hacer de Auroville un modelo en el que se puedan investigar de manera constructiva las soluciones a las dificultades de la humanidad. Con este fin, Madre dio una serie de principios orientativos y consejos prácticos que más tarde se han recogido en un pequeño libro titulado "Mère parle d'Auroville"; del que traducimos algunos párrafos:

 

La razón de ser de Auroville es acelerar el advenimiento de la realidad supramental sobre la tierra. La ayuda de todos aquellos que consideren que el mundo no es como tendría que ser, es bienvenida. (1972)

La Tierra entera debe prepararse para el advenimiento de la especie nueva y Auroville quiere trabajar conscientemente para ayudar a ello. (1971)

La oposición entre vida espiritual y vida material no tiene sentido para mí, ya que en realidad vida y espíritu son uno, y es en el trabajo y por medio del trabajo físico cómo debe manifestarse el espíritu. (1968)

La primera necesidad es el descubrimiento interior para saber lo que uno es realmente detrás de las apariencias sociales, morales, culturales, raciales o hereditarias. En nuestro interior existe un ser libre, vasto, un ser de conocimiento que se ofrece a nuestro descubrimiento y que ha de convertirse en el centro activo de nuestro ser y nuestra vida en Auroville. (1970)

Para vivir en Auroville uno debe tener la convicción de la unidad esencial humana y la voluntad de colaborar en la realización material de esta unidad. (1967)

El auroviliano debe perder el sentido de la posesión personal. En nuestro paso por el mundo material, lo que es indispensable para nuestra vida y acción es puesto a nuestra disposición según el lugar que hemos de ocupar. Cuanto más conscientes seamos de nuestro ser interior, más nos serán dados los medios exactos. (1970)

El trabajo, incluso manual, es una cosa indispensable para el descubrimiento interior. Si uno no trabaja, si no se infunde consciencia en la materia, ésta nunca se desarrollará. (1971)

 

 

ESPIRITUALIDAD  SIN  RELIGIONES 

Auroville es para aquellos que quieren vivir una vida esencialmente divina, pero que renuncian a cualquier tipo de religión, sea esta antigua, moderna, nueva o futura. (1970)

Aquí no hay religión. Reemplazamos la religión por la vida espiritual, pues ésta es mucho más verdadera, más profunda y más elevada; es decir, más cercana al Divino. El Divino está en todo y en cada cosa, pero no somos conscientes de ello. Éste es el inmenso progreso que la gente debe hacer. (1973)

La humanidad no es el último peldaño de la creación terrestre. La evolución continúa y el hombre será sobrepasado. A cada uno le corresponde saber si quiere participar o no en el advenimiento de esta nueva especie. (1966)

 

 

 

Joomla Template by Joomla51.com